}

Aportando Valor

valor

El cemento y sus productos derivados resultan esenciales en la vida de las sociedades modernas, sin los cuales estaríamos desprotegidos o directamente incapacitados para desarrollar la mayoría de nuestras actividades cotidianas. 

Viviendas, escuelas, puentes, hospitales, túneles, embalses, oficinas, canalizaciones, calles y carreteras, plantas depuradoras, naves industriales, muelles portuarios, muros de contención, parques y jardines, estadios… la lista de infraestructuras construidas en base a cemento resulta interminable.

A las tradicionales características constructivas como adoptar la forma del molde que lo contiene, su resistencia mecánica, la estabilidad ante el fuego o el aislamiento acústico que proporciona, se suman otras facetas muy importantes en términos de sostenibilidad:

  • Su alta inercia térmica que permite aportar eficiencia energética a los edificios que emplean revestimientos de hormigón, produciendo un ahorro neto de emisiones de CO₂ a lo largo de la vida útil del edificio
  • Es reciclable 100% al término de la vida útil de la construcción
  • Es un material muy durable que permite construcciones con vida útil superior a 100 años
  • En el pavimento de carreteras, ahorra combustibles durante la rodadura de los vehículos y, en consecuencia, ahorra emisiones de CO₂ durante toda la vida útil de la carretera
v

Contribución al desarrollo de las comunicaciones

El cemento ha demostrado ser un elemento clave para el desarrollo de las infraestructuras permitiéndonos salvar obstáculos y facilitar la comunicación con la construcción de carreteras, túneles y puentes más seguros y durables, mejorando la calidad de vida de la sociedad.

s

Contribución a la salud

Algunas de las infraestructuras que mayores beneficios han proporcionado a la sociedad utilizan el hormigón como principal material de construcción. Las instalaciones de suministro de agua (túneles, tuberías, embalses y estaciones de bombeo han permitido recoger, tratar y distribuir agua limpia a las grandes poblaciones actuales. El uso del hormigón para su fabricación ha reducido drásticamente desde principios del siglo XX, la mortalidad por enfermedades relacionadas con la calidad del agua.

~

Contribución a la seguridad

Debido a sus características de durabilidad y resistencia, el cemento y el hormigón están presentes en la mayoría de las infraestructuras destinadas a minimizar las consecuencias de posibles cambios de clima y desastres naturales (contención y control de los efectos de las inundaciones,  estructuras construidas para resistir los efectos de las tormentas y de la acción de las olas en las zonas costeras).

También pueden frenar y detener los deslizamientos de tierras, fijar paredes de roca inestables y prevenir las caídas de piedras ocasionales en las carreteras o áreas de peatones.

Además, en caso de incendios, no desprende gases tóxicos, no es combustible y mantiene sus características mecánicas, facilitando la evacuación.

Contacta con nosotros !

estaremos encantado de atenderles

Contacto

La Fundación

Avda de la Constitución, nº7, 5ºC 41004 – Sevilla

Llámanos

(+34) 954 467 003

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial